"An té nach bhfuil láidir ní foláir dhó bheith glic"


Céad míle fáilte!


martes, 22 de mayo de 2018

Adolescente hospitalizado después de recibir una patada en la cabeza en un ataque sectario

El adolescente fue atacado por un grupo en Derry el fin de semana.

El PSNI dijo que alrededor de las 10:10 pm del sábado por la noche (hora local), un joven de 15 años caminaba por Rossdowney Road con sus amigos cuando un grupo de aproximadamente 30 jóvenes los detuvo frente a una tienda.

Uno de los hombres del grupo, de 16 o 17 años con gafas, se detuvo y habló con el chico (en principio preguntaron el equipo que apoyaba, al saber que era el Celtic, fue atacado). Se informó que este hombre llamó a otros tres jóvenes que estaban con él y el adolescente de 15 años fue agredido.

El el ataque sectario recibió varias patadas en la cabeza, la cara y la espalda y un puñetazo en la cara. Su camisa también le fue arrancada.

El ataque terminó en el medio de la carretera, donde, en algún momento, la víctima pudo ponerse de pie y correr hacia una rotonda. Un automovilista que conducía un vehículo blanco se detuvo y se llevó a la víctima.

Posteriormente, la víctima acudió al hospital donde recibió tratamiento por sus lesiones, que incluyeron moretones en la espalda y la cara, rozaduras en los brazos y las piernas y un diente partido.

El ataque ha sido condenado por el concejal de Sinn Féin, Christopher Jackson.

Él dijo: "Esto debe haber sido una experiencia muy aterradora para el joven que fue atacado y espero que se recupere rápidamente. No puede haber lugar para el sectarismo en nuestra Ciudad. Los responsables deben darse cuenta de las posibles consecuencias de sus acciones. En un momento en que las comunidades en el Waterside se esfuerzan por cimentar la paz y fomentar la reconciliación, parece que hay una minoría muy pequeña que intenta vivir en el pasado. He estado advirtiendo en los últimos tiempos sobre un aumento en tales ataques. Y no podemos permitir que durante las horas de oscuridad lpartes del Waterside se conviertan en áreas prohibidas (no - go)''.

"Invito al PSNI a que ponga los recursos necesarios para contrarrestar y detener a los responsables de llevar a cabo estos ataques".

Desde el DUP, Gary middleton también ha condenado el ataque, diciendo: ''Los que están detrás del ataque sectario contra un chico de 15 años en Londonderry el sábado por la noche deben ser condenados. No puede haber lugar para este comportamiento en el Waterside o en cualquier área de nuestra ciudad. Cualquier persona con información debe comunicarse con el PSNI en el 101''.

Bertie Ahern avisa de una posible violencia ante el brexit

Desde La Vanguardia vía EFE desarrollan la información de la siguiente manera (sin editar); El ex primer ministro de Irlanda Bertie Ahern ha afirmado hoy en Bilbao que "los irlandeses no están dispuestos a construir una frontera que divida de nuevo en dos la isla" debido al "brexit", ya que esa separación "podría dar pie a la violencia".

En una conferencia organizada por la Fundación Sabino Arana en Bilbao, Ahern ha avisado de que la salida del Reino Unido de la Unión Europea puede cambiar la relación que en los últimos años mantiene ese país tanto con la República de Irlanda como con Irlanda del Norte, y ha confiado en que no llegue a suponer "un paso atrás" en el proceso de paz.

A su juicio, el "brexit ha llegado en un momento poco oportuno", cuando se celebra el veinte aniversario de los Acuerdos del Viernes Santo que supusieron el final de la violencia, y "está complicando las cosas", ya que "ha generado nuevas tensiones", ha advertido, tras recordar que en Irlanda del Norte no se votó a favor de la salida de la UE.

Según el ex primer ministro irlandés, el resultado del referéndum del "brexit" en Reino Unido "fue un error mayúsculo", y ha vuelto a poner sobre la mesa varios asuntos que "mantienen a los dos países separados" y han aflorado "ciertos flecos del conflicto del pasado".

En concreto, ha avisado de la necesidad de dar una solución a la frontera entre las dos Irlandas, porque el gobierno de la República de Irlanda "no está dispuesto a tener una frontera dura y física" que divida la isla, y ha propuesto negociar un acuerdo aduanero que sea compatible con el deseo inglés de salir de la Unión Europea.

"No queremos ser un daño colateral de las negociaciones del brexit", ha sentenciado. "Nadie en la isla de Irlanda está dispuesto a aceptar esa frontera" y "podría dar pié a la violencia y eso no sería aceptable".

Por ello, ha apelado al mantenimiento del diálogo y la negociación en las instituciones comunes que se han creado "entre ambas Irlandas" y también con el Reino Unido, para favorecer las relaciones comerciales e impulsar las inversiones, al tiempo que garantizar un futuro en paz, y, así, que "cuando los ingleses abandonen la UE, se haya asegurado que no vamos a dar un paso atrás, que no volvamos al pasado".

Ha recordado que los acuerdos de paz en su país exigieron muchos años de "debates interminables" desde el convencimiento de la necesidad de buscar posturas comunes y dejar atrás la política polarizada, los años de muertes y violencia, para lo cual hubo que abordar "temas complejos como las armas, los presos, la reconciliación y las víctimas, algunos de los cuales aún quedan por abordar en profundidad".

Por ello, ha insistido en la necesidad de conservar lo fundamental de aquel acuerdo: "mantener buenas relaciones" entre los irlandeses, así como con el gobierno de Londres.

En esta misma jornada, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha considerado que Irlanda y Euskadi disfrutan ahora "del valor universal de la paz" después de años de terrorismo, y deben poner su "experiencia a disposición de otras culturas y otras sociedades en conflicto".

lunes, 21 de mayo de 2018

Un acercamiento a la frontera artificial impuesta - Según la BBC -

Consideramos que el artículo contiene muchos puntos informativos de interés para los lectores del blog, pese a que en varios momentos la pluma británica se deja notar. Por ese motivo ponemos el artículo integro sin editar, diciendo como es costumbre, que apelamos a una lectura crítica del mismo.

BBB Mundo.- Es la única frontera terrestre que Reino Unido compartirá con la Unión Europea (UE) una vez que entre en vigor el Brexit, cuyas negociaciones empezaron esta semana.

Se trata de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, que se extiende por unos 500 kilómetros. Y nadie sabe realmente lo que va a suceder en este lugar.

"El puente Kilnasaggart" era un nombre que susurraban los que viajaban en tren durante la época de los llamados troubles ("problemas") de Irlanda del Norte.
Este fue el conflicto nacionalista entre los unionistas protestantes, que deseaban que la provincia siguiera siendo parte de Reino Unido, y los nacionalistas católicos, que querían que Irlanda del Norte se separara de Reino Unido y se uniera a la República de Irlanda.

Los "problemas" comenzaron a fines de los 1960 y se extendieron casi cuatro décadas, marcando a varias generaciones de habitantes en ambos países.

Kilnasaggart se ubica cerca de la frontera que separa a los seis condados de Ulster (Irlanda del Norte) de la República de Irlanda.

El puente solía ser blanco continuo de los ataques con bomba del IRA (Ejército Republicano Irlandés), la organización paramilitar que apoyaba la separación de la provincia.

Los ataques provocaban que el trayecto de norte a sur fuera a menudo imposible.

De manera que cuando el tren se acercaba al puente, se escuchaba un anuncio en los altoparlantes que indicaba que debido a "problemas" en la vía, todos los pasajeros debían desembarcar en la parada de Newry.

De allí debían viajar en autobús hasta cruzar la frontera y después volver a abordar el tren en Dundalk, República de Irlanda.

Esto, cuentan los viajeros, añadía entre una y dos horas al trayecto. Aunque el servicio no era rápido, al menos cruzaba la frontera.

Hoy en día, quienes realizan este trayecto pueden sentarse cómodamente en sus asientos y tomar café mientras atraviesan este lugar que fuera tan problemático.

Viajan tan relajados que no perciben en qué momento pasan de un lado a otro de la frontera. El límite está allí, pero nadie parece saber dónde.

¿Kilómetros o millas?

Si manejas por la autopista que une a Belfast, la capital de Irlanda del Norte, con Dublín, la capital de la República de Irlanda, el único signo de que ya atravesaste la frontera es el sutil cambio en los letreros que pasan de marcar millas a marcar kilómetros.

Es como un juego de niños: ¿estamos en el norte o el sur?
Hace unos 50 años, era más fácil adivinar porque las mejores carreteras estaban en Irlanda del Norte. Sabías que habías llegado a la República cuando el auto empezaba a atravesar baches en el camino.

Además, los letreros en la carretera del sur eran más dramáticos que los del norte. Los primeros, por ejemplo, anunciaban con letras mayúsculas: "DISMINUYE LA VELOCIDAD", "DISMINUYE MÁS LA VELOCIDAD", "DISMINUYE AÚN MÁS LA VELOCIDAD".

Esta frontera de exactamente 499 kilómetros de largo serpentea desde Carlingford Lough (en el este) hasta Lough Foyle (en el oeste).

Nunca fue una línea recta. Es un garabato que atraviesa el mapa como si fuera el trazo torpe de un niño con un crayón.

La línea divide ríos, corta campos, divide puentes a la mitad e incluso divide alguna casa. Hay hogares cuyo comedor está en el norte y las recámaras en el sur.

Y casas donde la recepción telefónica varía entre el norte y el sur.
Los días de los problemas y la violencia en la región quedaron en el pasado. Pero ahora que Reino Unido se prepara para salir de la UE, la gente que vive en estas tierras fronterizas está preocupada.

Unas 35.000 personas atraviesan la frontera cada día para ir a trabajar, entre los cuales se encuentran pacientes de hospitales, niños que van al colegio y empleados.

Ninguno de ellos quiere una frontera rígida, pero la UE ya enfatizó que debe haber alguna forma de control de aduanas.

Muchos se preguntan si habrá largas filas de miles de personas esperando cruzar diariamente los puntos fronterizos.

Doble identidad

El pueblo de Muff se ubica en el condado de Donegal, cerca de la frontera, donde comienza el condado de Londonderry.

Durante los "problemas", los coches tenían que hacer fila en el punto de control del ejército, donde soldados jóvenes y nerviosos armados con rifles lanzaban las preguntas habituales: "¿de dónde viene?", "¿a dónde va?", "salga del auto y abra el capó, señor".

Después, un poco más adelante en el camino, estaban los oficiales de aduanas irlandeses listos para atrapar a los locales con contrabando.

Hoy, el viejo puesto de aduanas está sellado con tablas de madera y tiene plantas brotando por la chimenea.

Al cruzar el puente te encuentras con un poblado de una sola calle. Es pequeñísimo, pero cuenta con cuatro gasolineras.

Aquí solía haber un salón de baile, un edificio bajo y grande llamado Borderland ("Tierra fronteriza").

Cuando la ciudad de Derry ardía con disturbios y bombas, Borderland era el escape: el salón en la esquina donde podías alejarte de este mundo bailando.

Marie Lindsay nació en Muff, pero Derry es la ciudad que ocupa el lugar central de su corazón.

Cada mañana se sube a su coche en Donegal, en la República, maneja a través de un pequeño bosque y una urbanización hacia Derry, donde es directora de un colegio de niñas, el St Mary´s.

Ha vivido toda su vida en esta frontera y siente que tiene una doble identidad: "Nací y crecí en Donegal. Donegal es mi ADN, pero Derry es mi hogar. Siento que allí pertenezco".

Actualmente su viaje al trabajo no tiene interrupciones.

Pero cuando el conflicto irlandés estaba en su peor momento, en los 70, el Ejército y la policía bloquearon las carreteras pequeñas para que todas las rutas, excepto las que tenían puntos de control, fueran intransitables y así evitar que cruzaran los paramilitares.

Lindsay recuerda los días con esperas interminables en los puntos de control. Fueron días oscuros. ahora está acostumbrada a la paz y a la vida tranquila.

Siempre lleva consigo dos billeteras: una con libras esterlinas para el norte y otra con euros para el sur, aunque ambos lados aceptan la moneda del otro a una tasa de cambio decente.

Mucha gente también lleva consigo dos móviles: uno para el norte, uno para el sur.

Los habitantes de la ciudad suelen manejar los domingos desde Irlanda del Norte hacia el sur para regocijarse con la belleza de sus playas o tomar una cerveza irlandesa.

Pero los vínculos de ambos lados de la frontera van más allá de los paseos dominicales. En Derry, Irlanda del Norte, hay muy buenas escuelas y el servicio de salud es gratuito.

Mucha gente en Donegal envía a sus hijos a la escuela al norte de la frontera o cruzan para recibir atención médica en el Servicio Nacional de Salud británico.
Además, muchos estudiantes universitarios del norte estudian en Dublin, Galway y Cork, en el sur, al tiempo que otros tantos del sur viajan a las universidades de Ulster, de Queen's, en Belfast o al Magee College en Derry.

En años recientes, la ciudad de Donegal, donde vive Lindsay, ha recibido a varias familias jóvenes de Irlanda del Norte atraídas por la vivienda asequible.
Esto ha dado una nueva vida a la primaria local, las tiendas y la comunidad en general.
La gran incógnita

Ciaran Crilly comenzó a preocuparse por su negocio en el momento en que se enteró de la noticia del Brexit en junio pasado.

Es dueño de una fábrica de dulces, un negocio familiar establecido en los 70, cuando el conflicto de Irlanda estaba en su peor momento.

Su padre, Peter, fundó la fábrica Dulces Crilly después de aprender todo sobre el azúcar en varias empresas del país.

Los Crilly producen caramelos tradicionales ingleses e irlandeses y en ambos lados de la frontera sus dulces son muy populares.

Pero Brexit ha sido un duro golpe para Crilly: "Fue terrible. Nuestro negocio estuvo de maravilla estos últimos 10 años, creciendo anualmente y sin problemas. Pero entonces surge este golpe".

El 75% del negocio de la compañía era con la República de Irlanda.
Cuando Reino Unido salga de la UE, Crilly potencialmente podría enfrentar un arancel de 30%, tal como establece la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Durante un tiempo Crilly consideró mudarse unos cuantos kilómetros hacia la República. Pero decidió quedarse en el norte y buscar nuevos mercados.
En enero, Dulces Crilly se presentó en una exposición comercial en Alemania e hizo negocios en Australia y China, donde vende sobre todo a expatriados: "La gente extraña los 'sabores de casa' cuando están lejos".

Dada la respuesta que ha tenido, quizás el Brexit sea una bendición. Pero por el momento, Crilly vive tiempos de ansiedad.

"La mitad de nuestro personal es de países de la UE, como Letonia y Polonia. ¿Podrán quedarse?", se pregunta.

La producción en la frontera

Manejando una hora a lo largo de la frontera llegamos a Enniskillen, donde es día de mercado de corderos.
El lugar está lleno de camionetas y remolques que transportan animales.
 
James Johnston es el director del mercado, una empresa familiar que se remonta a la época de su abuelo.

Johnston admite que, personalmente, no es admirador de la UE: "Originalmente fue muy buena en términos de promover el libre comercio, la paz y seguridad dentro de Europa".
"Pero creo que ha sobrepasado los límites a medida que ha ido creciendo".
"En cuanto a las legislaciones, en el núcleo es un sistema poco democrático, así que entiendo las razones para salirnos", dice.
"Sin embargo, en esta parte de Irlanda, en Fermanagh, compartimos la frontera con cuatro condados del sur. Una frontera abierta es absolutamente esencial para la paz y bienestar general de ambos países: el libre movimiento de gente y de productos", agrega.

Johnston argumenta que así debe mantenerse, sea lo que sea que traiga el Brexit. Incluso le gustaría una frontera más abierta que la existe ahora con la República de Irlanda.

"Es excepcionalmente difícil, virtualmente imposible, traer ganado a través de la frontera, venderlo en este mercado y que los comerciantes lo compren y lo lleven de regreso a casa". explica Johnston.

"Para nosotros, después de haber hecho una venta aquí en Irlanda del Norte, es más fácil enviar el ganado vendido a Inglaterra y Escocia que enviarlo a 15 o 20 kilómetros a través de la frontera a la República de Irlanda".

El problema, explica, está en la sanidad animal y en la bioseguridad. En cada lado de la frontera existen políticas distintas y ahora habrá más cambios.

Para los granjeros el mejor escenario sería un acuerdo de libre comercio post Brexit, dice Phelim O'Neill, especialista en mercados de la revista Irish Farmers Journal.

El peor escenario sería un arancel muy alto sobre los productos agrícolas que se comercian entre Reino Unido y la UE.

"Un tercio de la leche que se produce en las granjas de Irlanda del Norte va a la República de Irlanda para procesarla", explica.

"Así que si eres uno de esos granjeros y tu leche se ve impactada con un arancel muy alto, no será viable seguir enviándola".

"Lo mismo ocurre con las ovejas. Unas 400.000 son enviadas cada año desde fábricas en Irlanda del Norte a Irlanda para procesarlas. Si se aplican los aranceles de la OMC, esto simplemente no será viable", dice O´Neill.

El camino a seguir

Durante el conflicto irlandés había unos 20 puntos fronterizos oficiales entre Irlanda del Norte y la República. El Ejército británico clausuró, colocó obstáculos o destruyó el resto.

Cuando llegó la paz, el país se tranquilizó, respiró con alivio y retiró los obstáculos de las carreteras.

El comercio y las empresas se volvieron más eficaces y prosperaron. Las compañías en Irlanda del Norte establecieron oficinas en la República y viceversa.

Ahora, muchos se preguntan cómo se verán afectados estos negocios con el Brexit.

Un cálculo del comisionado de ingresos irlandés indica que hasta 8% de los transportes de carga que cruzan la frontera podrían verse sujetos a revisiones después del Brexit.

Con un mínimo de 6.000 camiones atravesando la frontera cada día, ya se empieza a ver la escala del problema.

El jefe de la agencia de impuestos irlandesa, Niall Cody, piensa que con el Brexit las empresas deben asumir que habrá "alguna forma de control de aduanas".

Por ejemplo, dice, podría permitirse a la gente hacer declaraciones de aduana en internet.

Aún así, lo más posible es que haya quienes se aprovechen de las cosas y comiencen a transportar productos hacia Belfast y hacia la UE vía Dublín, sin pagar los aranceles.

También están las enormes cantidades de comerciantes que consideran a la isla de Irlanda como una sola entidad y un solo mercado.

Eamon o'Farrell, antiguo oficial de aduanas en Donegal que pasó 30 años patrullando la frontera, cree que las autoridades irlandeses no están preparadas para afrontar las revisiones que se requerirán en esta frontera.

"No me puedo imaginar cómo lo van a hacer con los recursos que tienen", dice. "Estamos hablando de pérdida de ingresos, evasión de impuestos, varios tipos de contrabando, tanto de artículos como de gente".

En el terreno, sin embargo, las cosas ya comenzaron a organizarse.
Se están realizando reuniones entre ambas fronteras e innumerables comités están trabajando en la logística de una frontera que es más larga que la longitud de la isla de Irlanda.

Lo que tiene muchas probabilidades de seguir existiendo es el Área Común de Viajes (CTA, por su sigla en inglés), una zona bilateral británico irlandesa que permite el libre movimiento de ciudadanos de ambos países entre las islas de Irlanda, Gran Bretaña, la Isla de Man y las Islas del Canal.

El ministro británico encargado del Brexit, David Davis, describió la continuación de la CTA como "no negociable".

La historia muestra que la gente que habita esta enorme frontera es tan resistente como las hierbas y los cardos que germinan en los antiguos puestos fronterizos.

Han pasado por una partición, una guerra y por los "problemas".
Como Harold Johnston, que está a cargo de una tienda en Enniskillen, Irlanda del Norte, que su abuela abrió en 1901.

Cuenta la historia de un poblador en los 1920 que viajaba cada semana desde la República hacia Enniskillen para comprar sus comestibles.

Entonces ocurrió la partición de Irlanda, que se dividió a la isla en Irlanda del Norte e Irlanda del Sur (que después de convirtió en la República de Irlanda) el 3 de mayo de 1921, el mismo día que el hombre había viajado para su compra semanal.

A su regreso se encontró con un nuevo puesto de aduanas en la frontera vigilado por un hombre uniformado.

"No puede pasar estos productos hacia el Estado Libre", le dijo el oficial de aduanas. "Pero lo he hecho toda la vida", le replicó el hombre.
"Bueno, ahora ya no puede hacerlo", respondió el oficial.
El hombre entonces le dio la espalda y se sentó a esperar.
¿Y qué hizo?
Johnston hace una pausa y sonríe: "Esperó a que cayera la noche, y cuando el oficial de aduanas cerró su puesto fronterizo, caminó y atravesó la frontera como si nada".

domingo, 20 de mayo de 2018

Belfast encabeza las incautaciones de armas y municiones en los Seis Condados ocupados

Viendo los datos, lo más destacable es que se han recuperado muy pocas armas y municiones en Derry y Strabane en los últimos dos años en comparación con otras partes del norte, según los últimos datos de PSNI.

Se recuperaron dos pistolas y un revólver en ese distrito policial local entre marzo de 2016 y marzo de 2018. También se incautaron doscientas once balas durante el mismo período de tiempo.

Las incautaciones abarcaron solo el tres por ciento de las 88 armas de fuego y las 6.357 municiones recuperadas en todo el norte durante ese tiempo.

En contraste con esto, 27 armas de fuego (tres ametralladoras / subfusiles, un rifle, siete escopetas, nueve pistolas y siete revólveres) y 1.980 cartuchos de municiones fueron incautadas en Belfast.
En Armagh, Banbridge y Craigavon ​​se recuperaron 15 armas (una ametralladora, dos rifles, siete escopetas, cuatro pistolas y un revólver) y 192 balas.

En Mid y East Antrim, 15 armas (una ametralladora/subfusil, un rifle, cinco escopetas, cinco pistolas y tres revólveres) y 1.154 balas fueron retiradas de la circulación.

Derry y Strabane, pese a que tiene elementos armados reconocibles, siguen con una de las tasas de incautación más bajas registradas por la policía, según los datos publicados bajo la legislación de Libertad de Información (FoI). Hubo más incautaciones en Causeway Coast y Glens, por ejemplo, donde se recuperaron seis armas junto con 906 cartuchos de munición.

Los datos "excluyen réplicas de armas de fuego, pistolas de aire comprimido, armas de fuego incautadas debido a un certificado de armas de fuego que caduca y municiones de la Primera o la Segunda Guerra Mundial que se encuentran en la playa o en áticos".

Grey Abbey

Grey Abbey, la abadía gris, es un priorato cisterciense en ruinas en la aldea de Greyabbey, condado de Down.

Actualmente mantenida por la agencia de medio ambiente de Irlanda del Norte. Es un monumento bajo cuidado del estado en Rosemount, en el borde este de la aldea de Greyabbey en el districto del gobierno local de Ards y de North Down.

 Historia

Grey Abbey fue fundada en 1193 por la esposa de John de Courcy, Affreca (hija de Godred Olafsson, rey de las islas), como una casa de la hija de Holmcultram Abbey en Cumbria. Decayó a finales de la Edad Media y se disolvió en 1541. Fue quemada por Brian O'Neill en 1572. Fue concedida a sir Hugh Montgomery que restauró la abadía en 1626 para el uso como iglesia parroquiana. Fue utilizada hasta 1778.

Características


Los bellos restos consisten en una iglesia con claustro y edificios circundantes al sur. La entrada es a través de una elaborada puerta oeste, en una nave, con dos capillas en cada uno de los lados y un coro corto con altas ventanas de lanceta.

Los edificios alrededor del claustro incluyen una casa y un refectorio con el púlpito del lector, aunque la zona del oeste y los paseos del claustro han desaparecido. Tres contrafuertes en la pared sur de la nave son parte de un programa de conservación llevado a cabo a principios del siglo XX.

En la pared norte del coro hay una tumba de efigie que puede ser la de Affreca, mientras que una figura de caballero acorazado en el crucero del norte puede representar a John de Courcy. También hay monumentos dedicados a la familia Montgomery de los siglos XVII y XVIII.

sábado, 19 de mayo de 2018

Aparecen carteles en Belfast diciendo a Gerry Adams que 'el IRA no se va a ninguna parte'

Decenas de carteles diciendo al ex presidente de Sinn Féin, Gerry Adams, que "el IRA no se va a ninguna parte" han aparecido en el oeste de Belfast.

Todos los carteles dicen: "No vamos a ir a ninguna parte, Gerry. 32 [por los condados de toda Irlanda] o nada".

Los carteles muestran a un Voluntario, que forma parte de la iconografía histórica del IRA, y están firmados por "El IRA".



Los carteles son una referencia a una entrevista reciente que Adams dio a la BBC en la que le dijo a los grupos republicanos armados que se fueran.

En la entrevista dijo: "No hay apoyo de la comunidad para un retorno al conflicto en ninguna parte. Ellos [el Nuevo IRA] pueden tener la capacidad de llevar a cabo acciones individuales, pero todos los republicanos que piensan, están comprometidos con medios pacíficos y democráticos. El IRA se ha ido".

Cuando se le preguntó qué diría a los líderes republicanos ''disidentes'', dijo: "marchaos".

Ataque racista en Banbridge, el lealista UPRG lo condena

La rama local del UPRG (que da soporte político a la UDA) ha condenado un ataque nocturno a una casa en el área de Cline Road en Banbridge. El daño extenso en la casa ha dejado a los ocupantes afectados y confusos en cuanto a por qué fueron señalados. En principio podemos estar ante un nuevo ataque racista y los residentes locales están enojados de que esto haya ocurrido. Segun el UPRG, los ocupantes son trabajadores profesionales que no causan ningún problema y un militante senior de UPRG los visitará en breve ''para tranquilizarlos y ofrecerles apoyo''.

UPRG ha dicho: ''No solo condenamos este ataque en los términos más enérgicos posibles, sino que pedimos a cualquier persona con información que lo transmita al PSNI o a un representante de UPRG''.

''La comunidad de Cline Road está decidida a evitar que ataques como estos se produzcan. Las acciones de los perpetradores no están de acuerdo con el espíritu de Cline Road de cohesión comunitaria y fuertes valores familiares''.

viernes, 18 de mayo de 2018

Siguen las incesantes muestras de solidaridad con Palestina en Irlanda

Entre el aluvión de concentraciones, carteles, comunicados, manifestaciones, en esta ocasión vamos a poner la propaganda de Saoradh en Belfast (Divis street) y la de éistigí en Derry (murallas de la ciudad ante el Bogside), la participación en una manifestación pro Palestina en Dublín del partido éirígí y, finalmente la concentración en Belfast de Saoradh.












jueves, 17 de mayo de 2018

El paramilitarismo lealista sigue presente en las calles del Norte

Se habla mucho en los Medios de la violencia de los ''disidentes'' republicanos, pero muchas veces se ''olvidan'' de las actitudes y realidades del paramilitarismo lealista.

Hace pocos días los principales grupos paramilitares lealistas sacaban a la luz un nuevo comunicado conjunto en el que hablaban de combatir la criminalidad, de apoyar la ley ... mientras tanto, se han sucedido las palizas y 'castigos' (1 y 2), las amenazas, y ahora las muestras de fuerza paramilitar territorial en South Belfast, dejando claro que siguen ahí, en las paredes (foto de extramural activity), en las farolas cercanas a viviendas para uso compartido (como en Ravenhill Avenue) ... toda una muestra de estar con la ley y el orden.

Las organizaciones ''oficiales'' dirán que no es obra suya (como ya ha hecho Jamie Bryson)pero lo que es evidente es que son sus símbolos, son lealistas los que apalean, y es su mismo sistema de miedo e intimidación.
Pese a ello, tras la denuncia pública de dichas banderas, horas más tarde fueron arriadas.


Lasair Dhearg coloca decenas de banderas Palestinas en Lenadoon, Belfast

Lasair Dhearg.- Decenas de banderas palestinas fueron erigidas en Lenadoon hoy [por el lunes] por activistas de Lasair Dhearg en solidaridad con el pueblo palestino que está siendo masacrado por las fuerzas de ocupación sionistas, y por el 70 aniversario de la Nakba.


En el fondo de algunas de estas imágenes, la fuerza de ocupación propia de Gran Bretaña en Irlanda se puede ver a lo lejos con la torre de vigilancia que mantiene sus ojos vigilantes sobre nuestras comunidades.

Irlanda está con Palestina.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Exhumado el cuerpo de un soldado británico en un pantano en Clare

El cuerpo del soldado británico ejecutado y enterrado en el Condado de Clare hace casi 100 años ha sido exhumado y será enterrado nuevamente en Dublín.

De 18 años de edad, el soldado George Duff Chalmers fue miembro del 2. ° Batallón de los Royal Scots del ejército británico con base en Clare durante la Guerra de Independencia.

Murió el 10 de junio de 1921 en Drumbaun en el Condado de Clare después, se cree, de que fuese capturado y ejecutado por miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Representantes de la Commonwealth War Graves Commission (CWGC), trabajando junto con la Oficina de Obras Públicas (OPW) y el Consejo del Condado de Clare, exhumaron el lunes sus restos de un sitio cerca de Miltown Malbay. La Garda también asistió a la exhumación.

Los restos de Chamler fueron llevados a una iglesia en Ennistymon, donde se realizó un breve servicio de oración. Será enterrado nuevamente en el cementerio militar de Grangegorman en Dublín. Una ceremonia de rededicación tendrá lugar más adelante este año.

Las tumbas de guerra de la Primera Guerra Mundial ubicadas en Irlanda son administradas en nombre de la CWGC y por la OPW.

Lasair Dhearg condena la matanza del pueblo palestino por parte del régimen sionista

En la víspera del 70 ° aniversario de la 'Nakba', Lasair Dhearg condena enérgicamente la matanza del pueblo palestino por parte del régimen sionista.

Durante años, los republicanos y los socialistas irlandeses han apoyado el derecho de los palestinos a regresar a su patria.

Durante esos 70 años hemos visto muchas masacres y hoy (por el lunes) se agrega otra a esa lista, con decenas de ejecutados y miles heridos.

Llamamos a otros irlandeses a levantar la voz y mostrar a los oprimidos en Gaza que estamos hombro con hombro con ellos.

martes, 15 de mayo de 2018

Sinn Féin y grupos afines se concentran en solidaridad con Palestina

Desde el republicanismo y el nacionalismo irlandés se han producido inmediatas respuestas ante la última masacre sionista en Palestina. En esta ocasión ponemos una pequeña muestra de las concentraciones de Sinn Féin y de grupos afines al partido.


Tres hombres atacados con martillos en un presunto ataque paramilitar lealista

Tres hombres han sido atacados por presuntos paramilitares lealistas armados con un mazo y martillos en un "ataque no provocado y cobarde" en Derry, donde la UDA tiene una presencia significativa en las áreas lealistas de la ciudad.

La policía recibió informes poco antes de la 1.40 de la madrugada (hora local) del domingo que hablaban de varios hombres caminando por la calle Bonds en el área del Waterside, armados con un mazo y varios martillos.

Los paramédicos del Servicio de Ambulancia de Irlanda del Norte (NIAS) respondieron minutos después y encontraron a tres hombres, dos de 30 y uno de 40, con lesiones como resultado del ataque.

Los tres hombres fueron llevados al hospital por el NIAS, donde fueron atendidos por sus lesiones, que no se cree que pongan en peligro la vida en este momento.

El sargento detective Ray Phelan dijo: "Creemos que los tres hombres fueron víctimas de un ataque no provocado y cobarde por parte de cuatro asaltantes armados... La policía está explorando un posible vínculo con los paramilitares lealistas como parte de nuestras investigaciones''.

El concejal de SF, Jackson dijo: "Este fue un ataque violento y hay un impacto en toda la comunidad del Waterside al escuchar esta noticia emergente. También estoy muy preocupado por que el PSNI esté explorando un posible vínculo con los paramilitares lealistas en este ataque. He estado advirtiendo desde hace un tiempo sobre las acciones de estos grupos en el Waterside. He expresado inquietudes sobre la criminalidad en curso en el Waterside y la participación de paramilitares lealistas en ataques a propiedades, hogares y personas. Es necesario que haya un esfuerzo policial sostenido para hacer frente al flagelo de la intimidación y la violencia paramilitar y su efecto sobre la confianza del público''.

"Ya es hora de que todas las organizaciones paramilitares abandonen el escenario. Ellos no son buscados. No son apoyados. No hay ninguna razón para su existencia".

Sin embargo, desde el DUP Gary Middlteon dijo que no cree que haya ninguna organización involucrada.

"Tengo algunas preocupaciones sobre parte de la información que se ha divulgado, creo, erróneamente", dijo a la BBC Radio Foyle.

"Al mismo tiempo, este incidente sucedió y necesita ser investigado y los involucrados deben ser atendidos".

Dijo que no creía que "era un caso de una organización en particular". Middleton dijo que creía que el incidente había sido alimentado por el alcohol.